El tabú de la vida: La muerte.

Hoy escribo esta entrada con la necesidad de hablaros sobre un tema que creo que a día de hoy sigue siendo tabú: la muerte.

Hace hoy un mes del fallecimiento de mi madre. Una gran mujer, una gran persona.

Luchó con muchas fuerzas, padeciendo su enfermedad, por lograr seguir en este mundo, y en ningún momento  (ahora soy consciente) dejó de ser ella misma, tan auténtica, tan ella.

Cuando un ser querido está gravemente enfermo y al borde de su muerte, los familiares y gente allegada, solemos evitar aceptar la realidad.

Lo cierto es que estamos aquí, porque hemos nacido, y dejaremos de estarlo para morir. Cuanto antes aceptemos esto, más serenos y en Paz nos sentiremos con nosotr@s mism@s y con l@s demás.

No sabemos que hay ni que sucede después de la muerte pero sabemos que nadie quedará viv@, algún día moriremos, en algún momento moriremos.

Yo…desearía irme tan en paz como se ha ido mi madre.

Ahora que no está os confieso y os confirmo que una muerte no es trágica por el hecho de ser una muerte, sinó por cómo la afrontamos.

Foto: Agenda Laboral personal (06/09/2018)

L@s que están y se van deben saberlo y aceptarlo, seren@s y en Paz;  l@s que están y se quedan, curiosamente, deben saberlo y aceptarlo también.

Una amiga me dijo ayer (Gracias María por tus palabras y apoyo) que ella afrontó el duelo de la muerte de su padre siendo “activa”, es decir, haciendo todo aquello que debía hacer en su vida, ya no estando su padre… recogiendo sus pertenencias, haciendo trámites, gestionando pagos, recibos, facturas…altas y bajas de móviles…  y muchas otras cosas, cosas que personas con poca o ninguna resiliencia, dejan de hacer, o hacen para “otro momento”, por su estado emocional (evidentemente bajo mínimos).

Se trata de activarte para poner lo antes posible tu vida en orden, organizadamente, ponerte al día sin la existencia de ese ser querido.

Es un proceso duro. Pero estoy de acuerdo con María que cuanto antes se haga, antes afrontamos el duelo, la pérdida de ese ser querido.

Es por eso que ahora estoy con esta entrada  (Y no la de “Empleo Público, Oposiciones).

No hay forma más fácil de demostrar que se está andando más que con el movimiento. Y aquí estamos. Por si no ha quedado claro: no voy a dejar mi profesión.

Dije una vez, recién fallecido mi padre, yo había terminado la carrera,  y ahora recién fallecida mi madre, me afianzo en mi proyección profesional. Soy más Trabajadora Social que nunca.

Sí, así afronto mi duelo, siendo activa y sabiendo que tengo a mi lado a personas que han estado, están y estarán dándome apoyo cuando lo necesite.

P.D.: Felicidades María!! Feliz Cumpleaños  (ya sé que fue ayer 😉)

Gracias por darme vida.

Gracias a tod@s vosotr@s,  seguidor@s de este Blog, de la página de Facebook @Trabajo Social En Galicia y de la página de Manualidades @TalleresDeManualidadesEnElTrabajoSocial, por seguir ahí.

Próxima Entrada: “Empleo Público, Oposiciones “.


ÚLTIMAS MANUALIDADES:

Mariquita De Fieltro. Dibujo Zentangle Personalizado.

Foto: Collar De Cristales Pequeños. Pendientes  De Cristales Pequeños.

Fotos: Vestido Blanco Con Puntilla de encaje Negro.

Foto: Collar fino Bolitas pequeñas.

Foto: Collares De Colores, veraniegos.

Fotos: Cojín y Cartera de tela vaquera.

By equints  (08/09/2018)

CAMPAÑA ANTIBULLYNG-Yo También Sufrí Acoso…

Os voy a hablar sobre un tema muy delicado. El acoso escolar o bullying.

Screenshot_2016-08-06-12-11-16-1

Inmaculada Asensio.

 

Quiero contribuir a la CAMPAÑA ANTIBULLYNG “Yo también sufrí bullying…” que han puesto de manifiesto varios Blogger@s de Trabajo Social, perteneces a la BlogoTSfera del Consejo General del Trabajo Social, como son Israel Hergón e Inmaculada Asensio. La forma de contribuir es contando mi historia personal. Contarlo puede ayudar a otras personas que lo padecen.

Sucedió durante la época en la que acudía al Instituto. En esa época, me diagnosticaron Hipertrofia Mamaria.
No es ninguna enfermedad. Para l@s que no lo sepáis, se trata de unos senos sanos aumentados de tamaño, más de lo que se considera médicamente el tamaño normal.
El médico dijo que me podía operar, por considerar las fatales consecuencias sobre mi espalda.

Lo cierto es que yo estaba sufriendo un complejo tremendo por las barbaridades que se decían y que aludían a mi pecho.

Qué pecho enorme!! Vaya tetonas!! Qué talla de sujetador usas, por curiosidad?

Estas preguntas, comentarios, miradas descaradas se producían casi a diario, por parte del sexo masculino.

Varios años en el Instituto pensando si mis ojos eran dos senos enormes a los que los chicos miraban mientras me hablaban.

Las consecuencias psicológicas estaban presentes cada día. En ocasiones, no quería ir al instituto. Me preocupaba por esconder mi pecho entre ropa muy floja, ancha…intentando que el tamaño de mis senos no se marcara. Y por supuesto, no me relacionaba con chicos, no fuera a ser que lograran hundirme en el más profundo de los abismos.

El pecho es por excelencia el símbolo de la feminidad. Yo no quería sentirme femenina. En absoluto!!

(Qué contrariedad!, estaba empezando a ser “femenina” a mis 14 años y lo cierto es que no quería serlo!!!).

Te das cuenta de que en la época  del Instituto había ciertos “atróficos mentales” a los que yo podía haberles dicho en su momento:

Vaya pene más ridículo tienes!!!

Oye, Cómprate un coche y así trasportarás tu enorme pene hasta el Instituto.

Qué tamaño tiene tu pene, por curiosidad ??!!!

O más fácil aún: “capullo!! Fíjate en tu pene, que con eso ya tienes bastante!!

Con el tiempo, mi cuerpo fue desarrollándose…se vio proporcionado, pasando de adolescente a mujer.
Empecé a hacer deporte al empezar la carrera, running. Y más tarde, haciendo deporte de alta intensidad como el crossfit, aún se modificó más.

Las experiencias de la vida me han llevado a tener seguridad en mí misma, a no darle importancia a cosas que no la tienen. A ser feliz tal y como soy.

Cada un@ es como es, con el cuerpo que la naturaleza le ha dado. Hay que aprender a quererse a un@ mism@. Aprender a ser feliz. Ser feliz en la vida.
Esto va para todo el mundo.

Las personas que alimentan su ego y su felicidad a costa de hacer daño a otros, careciendo de inteligencia emocional, no han sido enseñados en este se sentido.

Y ésta es la desgracia de estas personas; no poseer este tipo de inteligencia, hoy en día considerada de más relevancia en la vida para la convivencia en sociedad, ya que abarca LA AUTOCONCIENCIA, LA CONFIANZA EN UN@ MISM@, LA EMPATÍA Y LA GESTIÓN MÁS ADECUADA DE LAS EMOCIONES E IMPULSOS PERTURBADORES.

En el ámbito educativo este concepto de Inteligencia Emocional se ha llevado a cabo mediante lo que se llaman Programas SEL, es decir, programas sobre “Aprendizaje social y emocional (SOCIAL AND EMOTIONAL LEARNING).

En el año 1995, cuando era una adolescente, sólo había unos pocos programas que se ocupaban de enseñar a l@s niñ@s las habilidades de la inteligencia emocional pero, diez años más tarde, son decenas de miles de escuelas diseminadas por todo el mundo que brindan a sus alumn@s la posibilidad de seguir este tipo de programas.

En Estados Unidos, muchos distritos escolares, incluso Estados han incluído los PROGRAMAS SEL como parte indispensable del currículum, como forma de alcanzar un cierto nivel de competencia en las habilidades esenciales para la vida, al igual que el que se debe alcanzar en el dominio de matemáticas o lenguaje. Desde el jardín de infancia, hasta el último curso de enseñanza secundaria.

El daño jamás es bien recibido. Quien se quiere a sí mism@ no debe permitir que le hieran, que le hagan daño. Y tampoco debiera herir a los demás. Quien hiere a otr@s es porque quizás no se quiere a sí mism@ (y carece de inteligencia emocional).

Screenshot_2016-08-05-08-15-52-1
Mientras tu cuerpo y/o tu cabeza están creciendo y asentándose en este mundo, no tienes claro esto que digo.

Desconoces además tu esencia, eso que te hace ser y estar en este mundo.

Screenshot_2016-08-03-22-39-26-1-1

 

Pero lo único que hay que tener claro hoy en día es que la educación es fundamental en la sociedad. Somos seres a los que la convivencia es vital para nuestra subsistencia. Y esta convivencia nos compete a tod@s. Hay que resolver este grave problema.

El libro de Daniel Goleman “Inteligencia Emocional” (Editorial Kairós), pone de manifiesto el amplio abanico de ventajas asociadas al desarrollo de las capacidades ligadas a la inteligencia emocional, de las cuales, ejecutivos empresariales de alto rango y niñ@s de colegios privados se han beneficiado.

Estoy muy de acuerdo con el Señor Goleman, cuando afirma que sería de esperar que una pronta democratización de estas ventajas llegara TAMBIÉN a los más desfavorecidos, como familias sin recursos (en las que l@s niñ@s sufren a menudo heridas emocionales que determinan negativamente su existencia), a establecimientos penitenciarios (sobre todo jóvenes delincuentes que podrían beneficiarse de gran manera del desarrollo de habilidades como el manejo de la ira, la conciencia de un@ mism@ y la empatía). Sin duda, mejorarían sus vidas y sus comunidades serían también más seguras.

El día que las cualidades de la Inteligencia Emocional  (conciencia de un@ mism@, manejo de emociones destructivas y empatía, entre otras) se hayan convertido en elementos fundamentales del entorno laboral para ser contratad@s y para aspirar a un ascenso y, más especialmente, para poder alcanzar posiciones de liderazgo, significará  que la inteligencia emocional se habrá extendido e integrado de tal manera en nuestras vidas que no será necesaria mencionarla.  Se convertiría en una práctica habitual en las escuelas de todo el mundo.

Si el alcance de la Inteligencia Emocional se llegase a equiparar al del Coeficiente Intelectual y acabase integrándose en la sociedad como una medida de las cualidades humanas, nuestras familias, nuestras escuelas y nuestras comunidades serían más humanas y sanas.

Screenshot_2016-08-06-12-10-41-1

Israel Hergón, toda mi admiración hacia ti por tu auténtica VALENTÍA al contar tu experiencia personal sufrida. Ésta es.

Lo mismo pienso y digo, Inmaculada Asensio (Inmaculada Sol), Viva tu valor, fuerza y coraje en la vida. Ésta es su experiencia contada en primer persona en su blog.

 

Screenshot_2016-08-06-12-11-30-1

La experiencia personal de acoso sufrida por Blanca Giménez, contada por Inmaculada. Está es.

Os dejo a continuación este vídeo. Al verlo se me han saltado las lágrimas. Literal.

 

La Asociación Española para la Prevención del Acoso Escolar (A.E.P.A.E.) tiene su antigua página web desactualizada, y en los próximos meses será cerrada.

Lo he comprobado yo misma. Y me ha sorprendido tanto que he seguido investigando.

Screenshot_2016-08-10-11-25-27

Actualmente su WEB OFICIAL ha cambiado de dirección y está en funcionamiento.

El Teléfono gratuito para la prevención del acoso escolar:

+34 636 685 321

Correo: contacto@aepae.es

Screenshot_2016-08-10-11-34-28

 

By equints (05/08/2016)