VALORES DEL TRABAJO SOCIAL: VOCACIÓN DE SERVICIO (II)

Vamos con la segunda entrega de la entrada “VALORES DEL TRABAJO SOCIAL: VOCACIÓN DE SERVICIO”.

La primera la podéis ver pinchando aquí.

Pues bien, el servilismo va en contra de los principios fundamentales de la dignidad individual y quienes lo practican seguramente no se dan cuenta de que en realidad están “rebajándose”.

Se trata de una actitud de adulación, de obediencia absoluta hacia la autoridad de una persona.

La palabra SERVILISMO deriva del latín “Servus”, que significa esclavo.

El servilismo, en la época de la esclavitud, es fácil de comprender, ya que la desobediencia era duramente castigada, incluso con la muerte; pero en la actualidad se observa el servilismo en mucha gente y lo cierto es que sorprende!!!.

Os preguntaréis cual es la diferencia entre el SERVICIO CON AMOR, LA COLABORACIÓN, Y EL SERVILISMO.

Screenshot_2016-08-25-19-31-08-1

Cuando un@ disfruta de lo que hace, toma decisiones en libertad, no sujetas a la opinión de otros, realizando tareas que implican el servicio a los demás y actuando con amor, es entonces cuando un@ alcanza y materializa sus sueños. Un@ actúa por la energía interna de haber elegido ese rol. Un@ fluye.

Screenshot_2016-08-25-19-39-50-1-1

Aplicándolo al terreno laboral, en los puestos de trabajo es fundamental la colaboración y seguir instrucciones, pero aquí la diferencia con el servilismo es lo que se llama “relación profesional“, aunque existen personas que están en una escala jerárquica superior, y el clima organizaciónal (que tiene gran importancia para la productividad de las empresas) debe ser muy profesional, viéndose a cada miembro de la organización como alguien importante, que merece respeto y forma parte del engranaje de actividades.

En climas organizaciones (ambiente de trabajo o atmósfera creada en una organización producto de factores como políticas, métodos de trabajo, liderazgo, relaciones interpersonales, comunicación, motivación y percepción individual) agradables, de colaboración y enfocado en el cliente, normalmente estas empresas alcanzan sus objetivos.

Screenshot_2016-08-25-19-36-58-1-1

La persona responsable con su puesto de trabajo se esfuerza en hacer bien las cosas y tiene una fuerte autoestima. Quien se respeta a sí mism@ nunca cae en el servilismo, porque sabe del peso y lugar que tiene su valía individual, del que sólo un@ mism@ se otorga.

Screenshot_2016-08-25-19-33-48-1-1

Completamente convencida de esta frase de Virginia Burden. Aún recuerdo mi llegada a Meta, nuestra llegada a Meta…en la GLADIATOR RACE. Sí chicas… No creo que lo lograra sin vosotras!!! Qué GRANDE EQUIPO formamos!!!

Screenshot_2016-08-25-19-36-47-1

 

——RECORDAD:

VÍDEO SORPRESA DE LA PÁGINA DE FACEBOOK

@TrabajoSocialEnGalicia

GRABADO, EDITADO Y PRODUCIDO.

DESEANDO QUE SALGA A LA LUZ AL LLEGAR A LOS 2.000 SEGUIDOR@S.

img1471219934222

FELIZ SÁBADO !!!——–

 By equints (27/08/2016)

VALORES DEL TRABAJO SOCIAL: VOCACIÓN DE SERVICIO (I)


Hoy os voy a hablar sobre otro de los VALORES DEL TRABAJO SOCIAL: LA VOCACIÓN DE SERVICIO.

Definición de VACACIÓN DE SERVICIO.

El concepto de vocación  (vocablo latino vocatîo) se refiere a la tendencia de una persona hacia un oficio, una actividad o un cierto estado.

Servicio, por su parte, hace referencia en su sentido más amplio, al acto y a la consecuencia de servir: estar a disposición de alguien, ser útil para algo.

De esta forma, la idea de Vocación de Servicio está vinculada a la predisposición de un individuo para satisfacer las necesidades de otro.

Las personas que tienen Vocación de Servicio, por lo tanto, se inclinan a brindar colaboración o ayuda, lo que puede estar relacionado con la SOLIDARIDAD y el accionar desinteresado. Al brindar un servicio solidario, la persona recibe una recompensa que se puede calificar como interna o espiritual: la satisfacción de hacer aquello que se cree correcto. ¿Hay algo tan satisfactorio como esto? Por tanto, no se busca satisfacer un interés material u obtener otro tipo de rédito.

Egoísmo, Comodidad y Pereza quedan al margen cuando un ser humano pone en práctica su vocación de servicio. Y en este aspecto, l@s trabajador@s sociales, en nuestro afán de mejorar la vida de los demás, volcamos nuestro tiempo, esfuerzo y dedicación al servicio de la sociedad (infancia, tercera edad, adolescencia, mujeres, etc).

Servir implica ayudar a alguien de una forma espontánea, adorar una actitud permanente de colaboración hacia los demás. Una persona servicial supone que traslada esta actitud a todos los ámbitos de su vida: en su trabajo, con su familia, ayudando a otras personas en la calle, cosas que parecen insignificantes que van haciendo la vida más ligera y reconfortante.

Screenshot_2016-05-04-16-33-07-1-1

¿Os ha pasado alguna vez haber recibido ayuda de alguien desconocido que en ese justo momento apareció, y después de ayudarnos, se perdió y no supisteis nada más?

Screenshot_2016-05-04-16-34-42-1

Las personas que son serviciales están continuamente atentas, observando y buscando la oportunidad de ayudar a alguien. Siempre aparecen de repente con una sonrisa y las manos por delante dispuest@s a ayudar, en todo caso, recibir un favor hace nacer en nuestro interior un profundo agradecimiento.

La persona servicial, ha superado barreras que parecen infranqueables para otras personas:

  1. Miedo a convertirse en el/la que “siempre hace todo”, en el cual, las otras personas descargan parte de sus obligaciones, aprovechándose de su buena predisposición. Ser servicial no es ser débil, incapaz de levantar la voz para negarse, al contrario, por la rectitud de sus intenciones sabe distinguir entre la necesidad real y el capricho.
  2. Muchas veces nos molestamos porque nos solicitan cuando estamos haciendo nuestro trabajo, o relajados en nuestra casa (descansando, leyendo, jugando, etc). En estos momentos pensamos ¡Qué molesto es levantarse a coger el teléfono, atender a quién llama la puerta, ir a la otra oficina a recoger unos documentos… ¿Por qué “yo” si hay otros que también pueden hacerlo? En este sentido, poder ser servicial implica superar estos pensamientos y actitudes; en otras palabras, quien supera la comodidad, ha entendido que en nuestra vida no todo está en el recibir, ni en dejar la solución y atención de los acontecimientos cotidianos, en manos de los demás.
  3. A veces se presta un servicio haciendo lo posible por hacer el menor esfuerzo, con desgano y buscando la manera de abandonarlo en la primera oportunidad. Se manifiesta la pereza que impide ser servicial. Está claro que somos capaces de superar la apatía si el favor es particularmente agradable o de alguna manera recibiremos alguna compensación. No movemos un dedo si nos piden que hagamos la cama, pero si nos dicen que luego podemos jugar una partida a algún juego que nos guste mucho, la pereza se nos va de un plumazo.

Cada vez que ayudamos a alguien, por pequeño que sea, nos proporciona esa fuerza para vencer la pereza, dando a quienes nos rodean, un tiempo para atender otros asuntos o simplemente, descansar de sus labores cotidianas.

La base para VIVIR ESTE VALOR es la rectitud denuestras intenciones, porque es evidente que cuando las personas actúan por interés o conveniencia, llegando al extremo de exagerar en atenciones y cuidados a determinadas personas, por su posición social o profesional, al grado de convertirse en una verdadera molestia. Está actitud tan desagradable no recibe el nombre de SERVICIO, sino de “Servilismo”.

 

By equints (22/05/2016)

VALORES DEL TRABAJO SOCIAL: CALIDAD Y CALIDEZ HUMANA.

¿Os podéis hacer una idea de los valores que un/a trabajador/a social posee?

Calidad, calidez, equidad, honestidad, responsabilidad, respeto a la vida, compromiso social, vocación de servicio y respeto a la dignidad humana.

Hoy os voy a hablar sobre los dos primeros valores: LA CALIDAD HUMANA y LA CALIDEZ HUMANA.

¿QUÉ ES LA CALIDAD HUMANA?

La calidad humana es, según el psicólogo Guillermo Ballenato Prieto, la especial combinación de orgullo y de humildad. Nace del orgullo de ser quienes somos y de lo que hacemos, y de la humildad de reconocer que aún podemos mejorar. Más allá del eslogan, la calidad es una filosofía, una actitud, un estilo de vida.

En palabras de Guillermo Ballenato:

Screenshot_2015-11-04-11-16-28-1

 

Así pues, la calidad es una mezcla de iniciativa, creatividad, motivación, valor, decisión, ética, aprendizaje, inteligencia y pasión. Es una excelente inversión, y una actitud ante la vida que nos hará ser cada vez mejores, y avanzar en la construcción de una sociedad también mejor. En palabras del psicólogo Ballenato Prieto, si merece la pena “añadir valor” a los productos, procesos o servicios, tanto más a nuestra propia vida, a ese espacio personal desde el cual contribuímos al mundo.

Calidad humana en el trabajo:

Screenshot_2015-11-04-11-09-23-1

 

¿QUÉ ES LA CALIDEZ HUMANA?

En cuanto a la calidez, es el valor humano que está muy relacionado con la empatía. Es pensar en los demás y en su manera de sentir para ajustar nuestra conducta y mostrar así amabilidad, comprensión y alta disposición de servicio. La calidez es espontánea y desinteresada.

Screenshot_2015-11-04-11-00-42-1

Mostrar interés por las personas es uno de los requisitos para que exista verdadera amistad. No sólo hay que buscar a las personas cuando se les necesita, sino que hay que hacerlo de forma permanente.

Cuando exista la oportunidad de compartir hay que evitar un diálogo centralizado en sí mismo, hay que aprender a escuchar y mostrar un gran interés por los objetivos de las demás personas. Cualidad ésta es la que poseen l@s buen@s líderes, los cuales se interesan por la gente ganándose la confianza y el respeto de los demás.

Screenshot_2015-11-04-11-03-48-1-1

La calidez humana tiene en mente brindar servicio de excelencia, estar comprometido para hacer lo máximo con el fin de que las experiencias con las personas sean satisfactorias, ya sea en una fiesta de amig@s, un paseo, o con la atención a un cliente en una empresa.

Cuando has desarrollado un gran sentido de colaboración, tus labores se vuelven espontáneas y la gente lo aprecia.

Screenshot_2015-11-04-11-04-26-1-1

Es aquí donde es más notoria la muestra de calidez humana, porque se pueden dar servicios eficientes, pero si se hacen de forma automatizada sin sentimientos, la experiencia estará incompleta.

La afectividad se demuestra con una sonrisa, un contacto visual agradable, la expresión facial de la alegría, un abrazo, un apretón de manos sincero, etc. L@s nin@s son expert@s en mostrar calidez humana porque actúan sin complejos, prejuicios u obstáculos, se nota cuando están alegres.

Screenshot_2015-11-04-11-04-42-1-1

A nivel del desarrollo personal y empresarial siempre se establecen una serie de metas que implican mejorar valores numéricos, por ejemplo: reducir en un 5% el material desperdiciado, aumentar las ventas en un 20% el mes siguiente, comprar una casa valorada en 500.000 euros, matricular 4.000 nuevos alumnos este año, etc.

Esas metas son estupendas, pero siempre hay que pensar en la calidez humana. Quienes están a cargo de las actividades que llevarán al cumplimiento de las metas son personas que se relacionarán con mucha gente y esos vínculos deben ser positivos.

 

En la próxima entrada sobre los valores del trabajo social trataré  la Equidad y la Honestidad.

 

By equints 05/11/2015